¿Se han dado cuenta que ahora todo es plástico? No hay forma de librarse de éste, aunque han comenzado algunas campañas -bien tímidas eso sí- para eliminarlo y reemplazarlo por otros elementos más nobles y menos contaminantes.
Creo que esta época de vacaciones de invierno de los niños sirve no solo para que descansen, repongan energías y estén más con sus familias, sino también para inculcarles un poco de conciencia ecológica y que vean que lo que a veces nos parece basura, puede convertirse en algo útil y….¡entretenido!

(Visited 89 times, 1 visits today)

Paso 1: El juego de la argolla

Esto es súper simple de hacer: sólo se necesita un rollo de cartón, como de esos que vienen con la toalla nova, una base y unos aros hechos con cartón o platos de plástico. Pinta estos últimos y ya está, solo hay que afinar la puntería y estamos!

Paso 2: Un frisbee

Los frisbees o discos voladores también son sumamente fáciles de hacer. Primero hay que tomar dos platos desechables -de plastico o de cartón- y recortarles el centro. Hecho esto, píntalos con tempera, agrégales stickers o escarcha y después, pega uno contra el otro, con las partes pintadas o decoradas mirando hacia fuera y espera a que se sequen. Tu disco volador ya está listo para surcar los aires!

Paso 3: Juguemos a los bolos!

Aquí necesitaremos varias botellas de plástico del mismo tamaño y pedacitos de fieltro para decorarlas. Lava bien las botellas, déjalas secar y sácales la etiqueta si es que tienen. Luego, recorta un rectángulo de fieltro que alcance a dar la vuelta de la botella con una de esas tijeras escolares zig zag (para darle ese look "dentado"). Luego, recorta círculos que quepan dentro del rectángulo. Para terminar, dibuja números en el fieltro, recórtalos, y pégalos encima de los círculos Y el círculo, pégalo en el rectángulo y este último, en la botella. Ya tienes listo tus bolos. Para la pelota, puedes usar aluminio amuñado, o plasticina, u otro material y ya tienes tu set listo de bowling. A jugar!