El slime, también conocido como “blandiblú” y “moco de gorila” es una de las nuevas modas entre los más pequeños. Y si bien es un producto que puedes comprar, acá te enseñamos cómo hacerlo y lograr la textura viscosa, elástica y divertida que tanto atrae a los niños.

Pero ojo, que es más que un juego infantil, también sirve para desestresarnos y relajarnos (incluso a los adultos) porque al amasar esta pasta, estirarla y moldearla, se produce un efecto sensorial (ASMR) muy agradable. Cosquilleo en la piel, en el cuero cabelludo y en la parte superior de la columna vertebral (al menos a mí me pasa) y eso me relaja. Prueba también cortar la masa con un cuchillo, pasar el dedo por encima y ver cómo se vuelve a emparejar. Es algo totalmente anti estrés.

Dicho todo esto y aclarando entonces que niños y adultos pueden divertirse y verse beneficiados con este juguete llamado slime, manos a la obra para hacer una versión casera en forma fácil con los niños.

Materiales:
• 2 envases de plástico
• 150 ml de agua
• Tres cucharadas de detergente líquido
• Pegamento sintético o de carpintero
• Colorante para alimentos
• Cucharita para revolver

(Visited 60 times, 1 visits today)

Paso 1: Mezcla hasta obtener pasta homogénea

Coloca en uno de los envases dos cucharadas del pegamento sintético blanco. Agrega tres gotas de colorante para alimentos (del color que prefieras), mezcla todo hasta obtener una consistencia uniforme. Si quieres un color más intenso, agrega unas gotas más de colorantes.

Paso 2: ¡A revolver!

En otro recipiente, agrega dos cucharadas de detergente y una cucharada de agua. Luego, revuelve hasta que se mezclen los dos componentes.

Paso 3: Y amasa!

Junta las dos mezclas y revuelve sin parar hasta que se forme una masa. Después, amasa con las manos. Al principio es un poco pegajosa y a medida que vas amasando tendrá mejor consistencia. Y.... ¡Listo! Ya tienes tu slime preparado para jugar, relajarte, o las dos cosas!