Cuando llegamos a Chile desde España , trajimos un pequeño Caniche toy (Poodle). Los trámites que tuvimos que hacer fueron muchos, dedicaré otro post a ellos. Aquí os voy a mostrar trucos para viajar con nuestras mascotas en avión o auto.
Si viajas en avión, lo primero debes mirar qué condiciones tiene la compañía con la que viajas, puesto que, cada una es distinta. En nuestro caso, Iberia, nos pedía jaula homologada (la compramos en el aeropuerto para evitar equívocos) y que, el perro pudiera levantarse y dar una vuelta perfectamente.
EN la jaula, le pusimos unos empapadores absorbentes por si se hacía pis, le pusimos un abrigo por el frío, y metimos una mantita, por la misma razón. Además, le pusimos su collar identificativo y su juguete favorito, para que no extrañara tanto. El veterinario nos dio un sedante para dárselo antes de embarcar y así, durmiera las máximas horas posibles. Una vez que comprobaron toda la documentación en los mostradores de facturación, le acompañamos a otra puerta de embarque especial para animales. Ellos van en una bodega especial con temperatura controlada y asegurada con cinturones para evitar caídas etc.
En la jaula, había un compartimento para comida y agua que lo llenamos. Eran muchas horas de viaje y era necesario.
Es importante que en las últimas 12-14 horas el animal no ingiera alimentos ni agua por si se marea que no vomite y manche todo y esté todo el viaje incómodo.
Cuando nos lo entregaron en el aeropuerto, estaba genial. Para salir, comprobaron la documentación de nuevo y listo!!

Si viajamos en auto, la cosa es totalmente diferente. Es obligatorio un cinturón de seguridad homologado que permita, en caso de accidente, la mascota no salga despedida. Nosotros cubrimos con una manta la parte donde se pondrá él y encima su camita y por supuesto, atado. Le ponemos mantita para que esté más cómodo y un juguete. Le dejamos las mismas horas sin ingerir alimentos, para evitar mareos innecesarios. Cuando paramos a estirar las piernas, le damos un paseito para que haga sus necesidades y beba agua.
Así se le hace menos pesado el viaje. De todas formas, va casi todo el tiempo dormido.

Si no podemos viajar con ellos, es importante dejarlo con alguien de confianza que le conozca y le cuide adecuadamente. O en su defecto una residencia canina de confianza donde nuestra mascota se encuentre a gusto. Intentaremos llevarle sus cosas, para que se sienta lo mas cómodo posible: su cama, algún juguete, comedero y bebedero… en fin, que no sufra!

(Visited 152 times, 1 visits today)