Tener un huerto vertical urbano en un pequeño espacio para plantar algunas cosas que nos gusten es toda una tendencia. Nos permite trabajar para tener alimentos propios, cuyo crecimiento y producción controlamos, y además es una forma de tener una terraza diferente, con tu propia plantación.

Los huertos verticales se han puesto muy de moda, y es que se trata de la idea perfecta para poder tener un espacio de este tipo en una terraza que no cuente con mucho sitio. Si ponemos los muebles y apenas nos quedan metros cuadrados, estos huertos nos ofrecen la forma de tener nuestras plantas u hortalizas sin ocupar un espacio que nos es necesario.

Estos jardines verticales tienen la gran ventaja de poder ahorrar espacio. Al realizarlos de forma vertical, con una maceta sobre la otra, solo necesitamos una pared o una zona en la que poder ponerlos. Además, resultan muy cómodos, ya que podemos ponerlos a la altura que nos guste y que necesitemos.
Para realizar estos huertos es necesario crear una estructura. Puede hacerse con diferentes materiales. Hay cajones de madera que se venden para poder atornillar a la pared, pero también hay ideas recicladas que son de lo más originales. Botellas de plástico que se usan a modo de maceteros y que además tienen la ventaja de que pesan muy poco. También los palets sirven para hacer este tipo de huertos y ponerlos en una esquina de la terraza.

(Visited 132 times, 1 visits today)