Si antes de ver esta foto te hubieras preguntado si comprarías un sillón rosado para tu casa, la respuesta casi automática, probablemente, sería no. Pero lo entretenido es atreverse y jugárselas por algo distinto.

Para poder usar colores fuertes los consejos son:
– Acompañarlo de colores neutros como el blanco o gris para suavizar el tono (en este caso murallas y repisas)
– Poner otros objetos del mismo color para armar una composición y amarrar el espacio, para que no se vea tan fuera del contexto.
– Usar colores complementarios (rosado con amarillo por ejemplo), para lograr un contraste y que de una composición vibrante.

¡Espero que se atrevan a ir por algo nuevo y distinto!

(Visited 41 times, 1 visits today)