Me encantan las calabazas de Halloween, con la vela, iluminando de noche. Dan una sensación de calidez más que de susto. Y hacerlas es más sencillo de lo que pensamos, pero con un efecto dramático que se roba la atención.

(Visited 270 times, 1 visits today)

Paso 1: Materiales para trabajar

Lo primero que necesitas es tener todas tus herramientas a mano. Una bolsa de basura para guardar todos los desechos. Algo para almacenar los restos útiles de la calabaza (para luego hacer una sopita por ejemplo). Tu calabaza, obviamente, de la forma y tamaño que elijas. Cuchillos de distinto tipo, para hacer cortes más grandes o pequeños, con mayor o menor control y, si tienes cerca, formones o similares, como esos que se usan en el colegio, para tallar los detalles. Finalmente un lápiz o plumón, para marcar las zonas que cortarás.

Paso 2: Preparar la calabaza

Haz un corte superior por la parte donde está el tallo, ya que será más fácil tirarlo de ahí. Esto es específicamente para abrir la calabaza y prepararla para trabajar en su interior. Una vez abierta, usa cuchillos y cuchara para remover primero las pepas y luego tanto como quieras del contenido. Ten en cuenta que por dentro colocarás la vela y mientras más delgada la capa de la calabaza, más permitirá pasar La Luz.

Paso 3: Dibuja lo que vas a tallar

Con un plumón o lápiz dibuja o delinea aquello que vas a tallar, así te haces una idea previa de qué cortar, por dónde y qué cuchillos o herramientas puedes necesitar.

Paso 4: Luego corta

Ten en cuenta que puedes usar el grosor de la misma calabaza para matizar el nivel de luz que se muestra. Si cortas hasta el fondo, dejará pasar toda La Luz, si cortas a la mitad, dejarás pasar un poco y así.