Que mejor que tomarse una tecito de ruda o melissa fresca, o condimentar con ciboulette o perejil nuestras comidas. Con el siguiente proyecto, te enseñaré una forma práctica y decorativa de cómo tener estas y otras plantas a la mano. Pensado para lugares pequeños y para que tú después decidas qué vegetales quieras tener.

(Visited 1,010 times, 1 visits today)

Paso 1: Materiales

- Cajón de madera (en este caso reutilizaré uno de una cómoda vieja). - Trozo de malla kiwi. - Un tarrito de esmalte sintético. - Piedras pequeñas (Ripio). - Tierra de hojas. - Plantas (la cantidad dependerá del espacio que tengas. Estás no deben quedar muy juntas.

Paso 2: Preparar el cajón

Para eliminar impurezas y polvo, lijé la madera. Luego apliqué 2 manos de pintura (dejar secar entre cada mano).

Paso 3: Preparación del sustento

Una vez seca la pintura, protegemos de la humedad el interior del cajón con un trozo de malla, la que fijaremos con corchetes. Echamos una capa de ripio, esto ayudará en el drenaje del agua. Finalmente, echamos una capa de tierra de hoja. La idea es que dejemos una distancia de unos 3 centímetros aproximados desde la tierra hasta los bordes superiores del cajón.

Paso 4: Traspaso de plantas

Éstas las compré en la feria. Me decidí por tener 3 para condimentar las comidas y 3 medicinales. El señor de la feria me recomendó regarlas con poca agua cada 2 días y cubrirlas en las noches heladas. Con el tiempo iré interiorizándome de más cuidados. Bueno, hay que sacarlas de sus bolsas e introducirlas en pequeños huecos que haremos en la tierra. Disponerlas con cierta distancia entre ellas.

Paso 5: Nombres

Debido a que al principio nos tomará tiempo identificar visualmente a nuestras plantas, con la ayuda de palitos delgados, les puse los nombres. Además, las puse en fila (comida/medicinal).