Me autodeclaro una persona veranista. Por eso, ahora que la primavera se acerca a pasos agigantados, estoy muy feliz y ansiosa porque eso significa que el frío será algo del pasado. Ahora, la primavera no solo tiene efectos en mi ánimo, sino que también es el momento en que la naturaleza vuelve a sorprendernos con sus colores, formas y olores. Por lo mismo, aquí algunas ideas para aquellas y aquellos que tienen jardín: ¡a ponerse los guantes y comenzar a laburar!

 

Sembrar: este es el momento perfecto para sembrar prácticamente cualquier cosa. Solo preocúpate de que tenga el sustrato apropiado de acuerdo al tipo de planta que sea y de mantenerlo húmedo para que las semillas puedan germinar sin problemas.

Abonar: en esta época del año es cuando más alimentos necesitan tus plantas. Lo ideal es que uses abonos orgánicos, para así no dañar a la fauna que vive en el suelo y al contrario, mejorar su estructura. Los abonos que más se recomiendan son el guano y el estiércol de gallina.

Plantar: puedes plantar en primavera siempre y cuando las plantas no estén en floración, ya que si las plantas de todas maneras, las flores podrían abortar y marchitarse.

Regar: ésta es una actividad que de ahora en adelante tienes que hacer más a menudo, especialmente en lugares en donde haya temperaturas de 20ºC o más.

Podar: una vez el riesgo de heladas sea cosa del pasado, se pueden podar los árboles y arbustos que no estén ni floreciendo, ni brotando. Aprovecha la oportunidad para quitar las ramas enfermas, débiles o secas.

El pasto: a veces, después del invierno, el pasto termina muy damnificado. Si es el caso, entonces habrá que eliminar lo afectado, nivelar el terreno y volver a plantar césped.

(Visited 28 times, 1 visits today)