Helianthus annuus, llamado comúnmente girasol o maravilla es una planta herbácea anual originaria del norte y centro de américa, cultivada actualmente en todo el mundo para consumo, para la fabricación de aceite y lecitina de girasol, y debido a su llamativa forma y color para ornamentar .
Sus semillas se utiliza tanto crudas como tostadas, y sirven para cocinar, añadir a ensaladas o comer a modo de snack.

(Visited 58 times, 1 visits today)

Paso 1: La semilla y sus propiedades

Entre sus propiedades debemos destacar su alto contenido de vitamina E, ayudando con sus antioxidantes y combatiendo el deterioro celular de la piel y el cabello, además de beneficiar el funcionamiento de las neuronas, mejorar la cicatrización y la fertilidad. Otro de los nutrientes que encontramos es la colina, un nutriente esencial que se agrupa en torno a las vitaminas B, el cual es necesario para el correcto funcionamiento orgánico, como por ejemplo de la memoria y control muscular. Otra propiedad es tener a los lignanos, uno de los grupos principales de fitoestrógenos, que actúan también como antioxidantes naturales y los ácidos fenólicos, también antioxidantes, que participan en muchas funciones del organismo. Contiene minerales como el zinc, hierro, sodio y calcio en buenas cantidades, y proteínas, grasas sanas y más nutrientes. Mejora el estado de ánimo debido a que uno de sus componentes es el triptófano que actúa como precursor de la serotonina y ayuda a conciliar el sueño y mejorar los trastornos del insomnio. El consumo de estas semillas beneficia en los casos de diabetes, anemia y control, gracias a su efecto saciante, del sobrepeso siempre que sea en pocas cantidades, ya que en caso contrario corremos el riesgo de aumentar de peso. Otra de las contraindicaciones es que debido a su alto contenido de sodio, puede afectar diferentes funciones orgánicas. Se recomienda no comer más de 30 gramos de semillas al día.

Paso 2: Cómo plantar o cultivar

El girasol se puede cultivar en un pequeño huerto para consumo de sus semillas o en un jardín por motivos ornamentales. Hay que tener en cuenta que, haciendo honor a su nombre, los girasoles necesitan mucho sol, unas 6 a 8 horas de luz directa diarias. Por tanto las plantaremos en macetas o en una zona del huerto donde más tiempo de la luz solar. Las semillas las plantaremos directamente, a una profundidad de unos 3 centímetros aproximadamente, y a 15 o 20 centímetros de distancia entre sí. Necesitamos que la tierra sea buena y que drene bien, ya sea que la plantemos directamente en el suelo o en una maceta, y la regaremos a diario. El mejor momento para plantar las semillas de girasol es la primavera, ya que crecerá durante el verano que es la época con más sol directo y cuando mejor se encontrará la planta para crecer.

Paso 3: Tips para germinación rápida

Para acelerar el proceso de germinación, podemos dejar las semillas por 24 horas en un vaso con agua. Una vez que el brote se muestre ya estarán listas para plantarlas.