Me regalaron una ventana antigua de madera y la transformé en un espejo para mi terraza. Ya tenia unas capas de pintura, pero yo la quería en un tono verde menta. Le apliqué dos manos de pintura, luego lijé y raspé en algunas areas para desgastarla, quedando así con un acabado envejecido. Los espejos los mande a cortar del tamaño de cada espacio e instalé un lindo perchero en la parte baja.

(Visited 129 times, 1 visits today)