Hace un tiempo ya que me aburrí del papel decomural amarillo y me quise arriesgar con un color inusual en mi pared, un negro matte.

Primero compré la pintura y en este caso trabajé con Kölor, es mi favorito y me encanta como queda su terminación, es lavable y lo mejor es que no tiene ese brillo que agota a la vista.
Me preocupé de comprar un plástico protector para cubrir mi cama y los objetos de mi pieza, así evito que se manchen las cosas, y para asegurarme que no se me vuele le puse maskintape.

Para pintar necesitamos rodillo y un recipiente rectangular. Para empezar, ponemos un poco en el recipiente rectangular y cerramos la pintura para que no se nos seque, y con el rodillo cubrimos toda su superficie con pintura. Una vez teniendo toda la pintura necesaria en el rodillo empezamos a pintar haciendo una W en las paredes, aplicar de esta manera diagonal, hace que la pintura se impregne mejor sobre el papel decomural.

Una vez cubierto todo, esperamos que se seque la primera capa y repetimos unas 2 o 3 veces, lo que sea necesario para que quede pintado de manera uniforme.

Ventilamos y esperamos que se seque durante un día, y ya está, lista para ocupar. Me encanta, hizo que el espacio se vea más acogedor y contrasta con los otros elementos que tengo en mi pieza, sobre todo mi planta regalona (La Monstera Alba) luce y resalta como nunca.

(Visited 77 times, 1 visits today)