Los efectos del calentamiento global dejaron de estar en el campo de la elucubración, o de lo que sucedería en el futuro, para ser una realidad en el mundo de hoy. Uno de esos efectos es el aumento de la temperatura, algo que estamos viviendo en carne propia much@s chilen@s!  Por lo mismo, y para todas esas personas que no tienen aire acondicionado ni las posibilidades de hacerse de uno pronto, les dejo estas ideas que tod@s podemos implementar para paliar el calor que nos inunda este verano. Tomen nota:

(Visited 53 times, 1 visits today)

Paso 1: Ventanas cerradas, cortinas ligeras y mojadas.

Aunque suene contradictorio, una manera de aislarse un poco del calor intenso es mantener las ventanas de la casa cerradas en las horas de mayor temperatura. Si las abres, el calor entrará. Entonces, manténlas cerradas durante el día y ojalá tengas persianas, las cuales también tienen que estar cerradas. Mejor aún si hay algún toldo también. La materialidad y color de tus cortinas también importa: que sean colores claros –los oscuros absorben la luz y el calor- y de tejidos ligeros, como algodón o lino. Por último, otro truco para alejar el calor: moja las cortinas por donde entra el aire. Puedes rociarles agua con un atomizador, esto ayudará a que cuando el aire pase por ahí, se refresque y ayude a bajar la temperatura.

Paso 2: El bendito ventilador!

Este es un truco bien conocido, de hecho, vi que un Fanático subió un proyecto similar. La diferencia con lo que yo les voy a decir es que en vez de usar el recipiente metálico lleno de hielo con sal enfrente del ventilador, es que amarren a éste unas botellas de plástico con hielo dentro. Es el mismo efecto del recipiente. Otros trucos para usar con el ventilador: colócalo apuntando hacia fuera en las ventanas, para que soplen el aire caliente hacia fuera. Y si tienes ventilador de techo, ajústalo para que las aspas corran en sentido contrario a las agujas del reloj, para que así arrastren el aire caliente hacia arriba y hacia fuera, en vez de tenerlo girando alrededor de la pieza.

Paso 3: Las sábanas

Aquí hay 2 tips: el primero es que no las dejes puestas en las mañanas, sino que las saques y las dejes en la pieza más fresca de la casa. Al momento de irte a dormir las colocas, de esta forma evitas que se concentre el calor en ellas y en tu pieza. El segundo tipo es humedecerlas para irte a dormir, así mantienes tu cuerpo fresco durante la noche. Incluso, puedes humedecer una y colgarla asi frente a una ventana abierta: la brisa hará que el aire que entre a la habitación sea más fresco.

Paso 4: Trapea el piso con agua fría

Pasa un trapo con agua fría en los pisos. Esto hará que tu casa se sienta más fresca, ya que ayudará a bajar la temperatura y la sensación de calor comprimido en las piezas. Hazlo especialmente en tu pieza antes de dormir, si es que estás teniendo problemas en conciliar el sueño por el calor.

Paso 5: Riega tus plantas en la noche

La humedad de la tierra mojada es perfecta para enfriar tu casa naturalmente. Esto corre tanto si tienes una terraza o balcón con plantas, como para el patio de una casa, ya que enfría el aire que circula hacia adentro. Trata también de color plantas de color verde dentro de tu casa, y mientras más grandes, mejor. Por qué? Porque absorben el calor del aire, ayudando a que el ambiente se sienta más fresco

Paso 6: Electrodomésticos apagados en el día

Evita ocuparlos durante el día, especialmente los que irradian más calor como el horno o la plancha. La razón es más que evidente: así, no se concentra más aire caliente dentro de tus espacios. Además, desenchufa los que no estés usando. No solo para evitar gastar más energía de la necesaria, sino porque los aparatos y electrodomésticos liberan calor, incluso cuando están apagados.

Paso 7: Cambia tus ampolletas

Si es que no lo has hecho aún –por el solo hecho que gastan menos luz- ahora es cuándo. Cambia tus ampolletas incandescentes, que son las típicas, por unas de luz LED o de bajo consumo. Tu cuenta de luz y tu bolsillo te lo va a agradecer, así como el termostato de tu casa.

Paso 8: Láminas solares

Esto es algo que te ayudará bastante, pero requiere de un gasto mayor frente a los otros datos que te he dado: instalar láminas solares en tus vidrios. Pueden reducir el calor hasta en un 80% y tienen otros beneficios asociados, tales como el evitar que durante el día te vean desde fuera y por lo tanto, te entregan mayor privacidad, reducen la decoloración de muebles y tapices y durante el invierno y disminuyen la pérdida de calefacción, entre otros.

Paso 9: Instala burletes o sellos aislantes y aísla muros y techos

Coloca burletes en las ventanas y puertas. Puedes instalarlos tú mism@ y son elementos relativamente baratos. Aislar paredes y techos puede reducir más de un 30% tu gasto en energía, aunque para esto ya estamos hablando de palabras y presupuestos mayores. Para esto último, tienes que hacerte asesorar por algún experto que te recomiendo el mejor material para aislar tu hogar.

Paso 10: Otros tips que podrán ayudarte

Por último, te dejo algunos datos sueltos que también te servirán para bajar el calor: si es que usas pijama (lo óptimo es no usar uno), elige uno suelto o de modelo ancho, que no sea pegado a la piel, y de telas naturales como el algodón. Trata de tener tu cama lo más cerca del suelo posible, ya que el aire caliente se eleva. Y mojarse las muñecas durante algunos minutos con agua fría sirve para rebajar la temperatura del cuerpo, así como los pies también. ¡Recuerda que el cuerpo pierde calor por los pies!. Bueno, solo queda esperar que estos tips te sirvan para capear un poco las olas de calor que nos están acechando. Buena suerte y … a sobrevivir este verano!