Cambié la clásica melanina de las cubiertas de unos muebles de cocina por tablones de pino cepillado de 2” de espesor. No los sellé en su momento, por lo que ahora después de 1 año les daré el acabado necesario. Haré este proyecto en tres fases puesto que a pesar de ser muy fácil, hay harta instrucción y paciencia para esperar los secados pertinentes. Primero que nada, al ser estos tablones (3 por cubierta ) independientes entre sí, la juntura entre ellos es dispar, en algunos espacios deja harto aire lo que es muy molesto si derramas algún líquido sobre los muebles o desde las simples migas de pan o harina ya que por ahí todo caerá sobre los platos u otras cosas que guardes en tus muebles.
Por lo tanto, lo primero será sellar esos espacios entre tabla y tabla. Usaré silicona blanca con la pistola calafateadora. Me preocuparé de apretar la boquilla del envase de modo que entre en las junturas de las tablas, ya que mi idea es que la silicona NO quede a ras del mesón, si no que más adentro (después quiero cubrir con pasta muro y lijar).
Le voy echando a través de la juntura y con la ayuda de una espátula delgada voy ayudando a aplanar y unificar el cordón de silicona. Es importante limpiar con nova cualquier sobra o resto que quede en la cubierta. Si quiero asegurar la impermeabilización, puedo repetir esta acción por debajo de la mesa.

(Visited 238 times, 1 visits today)