Llevo varios años ya siendo ciclista, o al menos, usándola como mi medio de transporte a la hora de irme al trabajo. Y…¡la amo! Los beneficios no terminan nunca: no gasto plata para moverme, hago ejercicio, llego energizada y despierta a trabajar y sé exactamente cuánto me demoro en llegar de un lado a otro, porque el tema tacos justamente NO es tema. Pero nuestra chancha (en mi caso, es una flaca –es urbana) necesita de cuidados y mantenciones, como todo buen vehículo que se digne de tal. Y si es que has tenido a tu bici en el olvido los últimos meses, o peor aún, años… Es la hora de desempolvarla, hacerle unos cariñitos y…. lánzate a rodar por la ciudad!

(Visited 96 times, 1 visits today)

Paso 1: Un buen baño es justo y necesario

Puede ser derechamente una buena manguereada, o hacer la tarea más dedicadamente con un paño y agua. Eso sí, en los lugares donde tu bicicleta tiene grasa (como la cadena y los cambios, por ejemplo) usar un desengrasante. La cadena es bueno sacarla y limpiarla con productos específicos para esto. Después, aplicarle lubricante.

Paso 2: Los elementos más importantes: frenos y ruedas

Hay que darle especial atención a estos 2 componentes, ya que por seguridad son los más importantes de tu chancha. Las ruedas centradas y los cierres bien apretados. Los frenos merecen revisión completa, dedicándole especial atención a los cables y pastillas. Si hay algo que no esté funcionando bien o frente a cualquier duda, la mejor opción es renovar. Las ruedas mantenlas siempre con la presión adecuada, esto es muy importante tanto para el ritmo de tu pedaleo como para no pincharlas (en las llantas puedes encontrar el rango de presión indicado para tu bici).

Paso 3: Y ahora, los cambios

Puede que estén desajustados y por ello, no puedas mantener un ritmo de pedaleo cómodo para ti o se sientan duros. Para chequear los cambios debes: • Verificar que la pata de cambio esté perfectamente alineada con el cuadro • Echar el cambio hacia atrás y atornillarlo con la llave correspondiente • Colocar el cable pasándolo por debajo de la cadena y apretar el tornillo firmemente pero no tanto, para no cortar las hebras • Estirar varias veces sobre el cable para que asienten los topes de las fundas • Regular los topes con el destornillador En cualquier caso, puedes ver tutoriales en internet que te vayan ayudando paso a paso con esto. Algunos detalles menores son, por ejemplo, chequear la altura del sillín. Para esto hay distintas maneras, pero una más simple es ésta: siéntate encima del sillín y coloca el talón en el pedal, pedalea hacia atrás hasta colocar la biela paralela al tubo del cuadro que sube hacia el sillín. En esta posición, tu pierna debe de quedar totalmente extendida. No olvidar tener disponibles la luz delantera y trasera, el chaleco reflectante y el caso. Ojo,¡que los cascos tienen vida útil! Por lo general son máximo 5 años, pero esto puedes consultarlo con el fabricante o en su defecto, algunos cascos traen esa información adentro.