Si desean poner una cubierta de vidrio en su mesa de centro, reemplazar un vidrio quebrado de la ventana o hacer un espejo, utilizando un trozo de vidrio laminado que tengan guardado o que sea más grande de lo que necesiten, deben saber cómo cortarlo. Es un proceso muy simple pero no sirve para vidrios extremadamente gruesos.

Materiales:
– Cortavidrio.
– Aceite (lubricante).
– Regla larga.
– Alicate.
– Cinta adhesiva de papel.
– Guantes.
– Vela, hielo y alcohol.
– Lija gruesa o piedra de pulir

En primer lugar, asegúrense de limpiar muy bien la superficie de trabajo y el vidrio, ya que éste último es delicado y se puede rayar fácilmente. No olviden manipular el vidrio usando guantes.
Una vez definidas las dimensiones del trozo que deseamos, echamos gotas del lubricante sobre la línea de corte, y ayudados con la regla pasamos el cortavidrio desde un extremo al otro aplicando una ligera presión.

Si el vidrio es delgado bastará con levantarlo desde los bordes y se partirá en dos. Si es grueso, podrán dividirlo provocando un choque térmico con la aplicación de calor de una vela o el frío del alcohol y hielo a lo largo del corte. Finalmente hay que lijar los bordes. Si usarán papel lija, deben ser muy cuidadosos porque éste se puede romper y el vidrio causarles cortes.

(Visited 84 times, 1 visits today)