En la red he visto muchos proyectos para darle un uso a los discos compactos que diste de baja y están sólo ocupando espacio. La mejor reutilización de éstos es en la decoración y sobre todo en la aplicación de mosaicos, producto del efecto tornasol que produce su brillo.
Cortarlos en trozos pequeños tiene su técnica, debido a que si lo hacemos directamente con la tijera, el corte quedará astilloso y la capa plateada se estropeará.

Existen 2 métodos que te ayudarán a hacer cortes casi perfectos. El primero consiste en limpiar los discos y meterlos al congelador por una hora. El segundo, consiste hacer hervir agua en un recipiente, echar los disco por unos 5 segundos aproximadamente y retirarlos cuidadosamente. Ambas técnicas requieren de una tijera bien afilada y de buena calidad para realizar los trozos.
Ahora depende de ti en qué puedes utilizar este singular material. Igual te muestro algunas ideas.

(Visited 211 times, 1 visits today)