Cuando nos mudamos a Chile, veníamos para un año solamente, y el departamento que arrendamos era pequeño y amueblado. Ahora llevamos cuatro años aquí y parece que nos quedan muchos mas. Desde hace dos años vivimos en un departamento sin amueblar y claro, hubo que comprar de todo.
Una amiga vivia antes en nuestro departamento y nos vendio el comedor. Muy sencillo y bonito pero el color no era de mi gusto, muy oscuro. Le dí varias vueltas y decidí pintar las sillas de blanco.
Puesto que las sillas estaban barnizadas, primero lijé un poco para que la primera capa de imprimación se absorbiera bien.
Dejé secar con las instrucciones del fabricante y le di varias manos de pintura especial para madera, dejando entre ellas el tiempo de secado recomendado.
Por último, es recomendable, aplicar una cera incolora para muebles para evitar arañazos o que salte la pintura.
La apariencia de las sillas y del ambiente, cambió completamente.
La mesa la dejé en su color original para que contrastara.

Como consejo, para aplicar la pintura, primero extendí con una brocha plana y luego alisé bien con un rodillo liso para extender la pintura y que no quedaran marcas.

Como alternativa, se puede pintar cada silla de un color, siempre con tonos parecidos o tonos pastel, por ejemplo. O pintar solo la mesa… con muy poco presupuesto puedes redecorar el comedor en dos días!!

(Visited 82 times, 1 visits today)