Uno de los desechos más comunes en las cocinas del hogar es la cáscara de huevo, entonces ¿Por qué no reciclarlas? La cáscara de huevo posee altos niveles de calcio y otro nutrientes necesarios para nuestro jardín y huerto, por lo cual ayuda como abono casero fácil de obtener.
¿Cómo se utiliza? Lavas el huevo crudo, quitas su cáscara y la dejas secar, una vez seca se tritura hasta que queden pequeños trozos o polvo; luego se coloca sobre la tierra de tus plantas o bajo sus raíces, esta última opción ayuda a que la absorción de nutrientes sea más rápido.

(Visited 178 times, 1 visits today)