Los cactus son una joya: existen más de 1.400 variedades, están de moda en la decoración de interiores y lo mejor de todo: ¡es que no necesitan casi cuidados! Por estos motivos, si eres de las personas que no tiene mano para las plantas, anímate a decorar tu casa con cactus.

Cuando miras un cactus ¿qué ves? Para muchas personas, se trata una planta aburrida elegida por los que no saben (o no quieren) cuidar plantas. Pero el cactus, señoras y señores, es mucho más que todo eso.

El cactus simboliza la esperanza, ya que representa la vida en el desierto; la fortaleza, porque es capaz de crecer en rincones impensables sin previo cultivo ni cuidados.

Todo lo que tiene que ver con los cactus, se asocia con México y con los desiertos. La decoración mexicana es famosa por la mezcla de colores alegres. Si te gusta esta inyección de energía, un cactus es como la frutilla del pastel. Eso sí, ponlo a una distancia prudente, ¡no queremos que te claves al intentar apagar el despertador!

Hay cactus de todos los tamaños. Los que más impresionan, decorativamente hablando, son los grandes y alargados, ya que son ideales para poner a ras de suelo. Pero si quieres decorar una zona más discreta, como por ejemplo, la mesa de centro del living, un cactus de tamaño mediano es suficiente. Pero cuidado, es una idea poco recomendable para casas con niños.

Los cactus grandes suelen ser caros y algunas variedades son incluso consideradas objetos de lujo y coleccionismo. Eso se debe a que crecen muy lentamente (algunas especies crecen aproximadamente unos 3 cm por década). Colocados en maceteros grandes y bonitos, son ideales para decorar y brindar al espacio mucha calidez.

Los cactus también pueden ser una magnífica opción para decorar y darle vida al baño. Por lo general, no son muy amantes de los ambientes excesivamente húmedos, pero si tienes un baño bien ventilado y con luz natural, puedes intentarlo. Ponlo encima de un mueble o del lavamanos, lo más alejado posible de la ducha.

La cocina es un buen lugar para el cuidado de los cactus, porque suele tener luz natural y es un espacio húmedo, pero sin excesos. Colocar uno o varios cactus en un rincón estratégico puede aportarle alegría, naturalidad y frescura al lugar.

Las ventanas con repisa interior son algo muy nórdico, poco habituales en los hogares chilenos. Lo que no quiere decir que no tengas una, o que no la puedas crear con un simple tablero de madera. En cualquiera de los casos, una forma de decorar las ventanas con repisa es colocar una variedad de mini cactus, cada uno con su maceta y preferiblemente distintas entre sí.

Los terrarios hechos con cactus, son una exquisitez decorativa. Los puedes hacer tú mismo y sirven para decorar cualquier mesa o mueble auxiliar al que le quieras añadir un poco de encanto.

Y si no te animas ni siquiera a cuidar una planta tan resistente como es el cactus, siempre te quedará integrarlos en la decoración de tu hogar a través de un papel mural 😉

(Visited 505 times, 1 visits today)